Espanol

Los Ingléses en Bordighera

Los Ingléses en Bordighera

El comienzo

Hubo una época, al término del Ochocientos, donde muchos ingleses  vivian en Bordighera,  colocados  en posadas  y quintas escondidas entre de los olivos .  A lo largo del litoral,  despejado a ocaso de Capo Ampelio ellos  llegaron a los tres mil, entretanto que la población  del  lugar apenas sobrepasaban los dos mil. Tale  extraordinaria colonización turística de Bordighera de parte de las familias inglesas màs  prestigiosas, que habían elegido ese rincón de Liguria (así  como otros subdítos de la reina Vittoria habían predilecto otros lugares  de la Riviera, desde Cannes hacia Alassio) había empezado después la publicación del  afamado romance “Il Dottor Antonio” de Giovanni Ruffini, que ocurrió en 1855.

Los Ingléses descubren Bordighera

Descubierta poco a poco su belleza natural, la màs  escondida y exuberante, apreciada por el clima excelente y por la quietud de sus paseos bajo de los olivos y de las palmeras (estuvo calculado que la Città Alta estaba cercada  sin embargo por 50.000 plantas de olivo  y por 20.000 de palmera  qui fueron sacrificados  en vista de la apertura de calles y de la edificación de palacios,  así como  por  la venta  de las palmeras màs hermosas a otras ciudades), Bordighera  se hizo  con rapidez   un lugar residencial  de primero orden,  en competencia con Nizza y Mentone.

Sus construcciónes

Los Ingléses organizaron allí un verdadero centro de estilo británico, con sus bancos, sus agencias, sus tiendas, sus círculos culturales y  deportivos, la Chiesa Anglicana,  el teatro Victoria Hall y  aun un papel semanal en lengua inglésa. Imprimiendo a la ciudad  su característica  distincíon.  Muchos fueron  los visitantes que vinieron de otras  naciones de Euròpa.

Arquitectura

Hoy también,  desde hace más de un siglo,  las principales instituciónes de esa época,  sobreviven y permiten a la Bordighera actual de conservar intacta, mejor dicho ampliada, la prestigiosa  tradición cultural  a través el Museo Bicknell y la Biblioteca Civica Internazionale. Todavía activo y esencial el Tennis Club, que, hecho notorio, conserva la plusmarca de  fundación  nacional y bien veinte  terrenos de juego originales  (reducidos en el posguerra), y el Bridge Club.

Clarence Bicknell

El personaje de aquel universo que ha dejado el recuerdo màs fuerte de sí mismo estuvo sin duda Clarence Bicknell, primer  pastor  protestante de Bordighera. Después, abandonado el hábito,  mecenas y  estudioso  sensible y  cuidadoso,  acuarelista  exquisito,  promotor  del esperanto,  apreciado botánico, pero  sobre todo  incansable  explorador y  descubridor  de los grabados rupestres del Monte Bego, en los vecinos Alpés  Marítimos. Fundador en 1888 del primero museo de Liguria Occidental, que todavía  conserva su nombre.

Recojió  en su propio edificio, mezcla de estilo anglosajón y mediterráneo, preciosos  hallazgos arqueológicos, además de ricas colecciónes naturalísticas, en seguida devueltas a los diferentes museos de liguria, según el lugar originario de los trozos. Bicknell publicó dos importantes volúmenes  sobre la flora local y diferentes contribuciónes sobre los grabados rupestres del Bego, en último lo de 1913.

Los herederos de Clarence Bicknell

Después de la muerte de Bicknell, que sucedió en 1918,  la institución pasó a los sobrinos Edward y Margaret Berry, que hacieron de ella, un centro de estudios hístoricos y artísticos muy fecundos, cuya más  viva demonstración está ofrecida de sus preciosa guía “ Alla porta occidentale dell’Italia.” Mientras Europa se disponía a un nuevo y espantoso  conflicto y las  transformaciónes político-sociales del tiempo habían redimensionado las riquezas del imperio  británico, una época  se cerraba también en Bordighera, con  el abandono primeramente temporal, después  definitivo, de casi todas familias inglésas.
 

Istituto Internazionale  Y Museo Bicknell

Pero quedaban  las obras, quedaba el estilo de la ciudad,  ya profundamente asimilado aun quizás inconscientemente. Después de algún momento de  incertidumbre el Museo Bicknell se hizo sede de la “Deputazione di Storia Patria” y  luego del “Istituto Internazionale di Studi Liguri que hoy” continua. Ampliadas, sus actividades y sus intervenciónes,  como centro de  especialización  arqueológico universitaria dotado de una  biblioteca  muy rica y como principal organismo regional para la tutela y la valorización  del patrimonio arqueológico,  artístico,  histórico y  naturalístico de Liguria.

Biblioteca Civica

También la Biblioteca Civica Internazionale,  lugar de reunión de lectores  de la màs variadas inclinaciónes,  ha recientemente alcanzado su función de centro coordinador y  promocional de las actividades culturales de la ciudad, arreglando el imponente patrimonio editorial (muchissimos son los volumenes en inglés que,  entre otras cosas, han sido catalogados sobre CD-ROM  consultable on-line) y  aprobando ciclos de conferencias,  conciertos,  proyecciónes, debates, agrupando periódicamente en su sede grupos numerosos de apasionados.  Al terminar  del 1999 los usuarios que frecuentaban la Biblioteca Civica  estaban acerca de cuatro mil.  También en este caso el viejo espiritu  aflora y adaptado al nuevo tiempo permite la prosecución de un programa que mira mantener  los inmutables valores de la cultura, su insustituible fin de primaria utilidad y de elevación  moral y social.

Pero haber recordado las mayores instituciónes inglesas en Bordighera no hace justicia a otras realizaciónes  importantes y sobre todo, a  los personajes numerosos  que se aficionaron a la ciudad  consagrandole aun contribuciónes en concreto. Sea suficiente citar , entre todos, Fredric Fitzroy Hamilton,  autor del preciado volumen “ Bordighera and the Western Riviera” traducido también en francés, fundamental estudio historico-ambiental con reproducción de los documentos sobre la fundación  de Burdigheta  en 1470-71, de lo contrario desconocidos, y del señor Lowe, que  dejó a la ciudad  los actuales jardínes  de calle Vittorio Veneto,  para que los olivos centenarios del parque pudieran hacerse patrimonio común.

Una herencia significativa

De estos y  de otros múltiples hechos y episodios  ya en gran parte olvidados  y descoloridos con el tiempo, se formó Bordighera moderna,  cuya tradicción  turística y cultural de alto nivel de molde inglés es la  razón pricipal de su suerte.

Traducción de Pedro Eugenio Arce y Vilma Bono